El Sr. Siniestro vs el Sr. Estampilla


En plena guerra fría, dos espías de bandos contrarios, tenían una misión imposible, descubrir respectivamente sus identidades secretas, porque nadie les conocía realmente. El Sr. Siniestro sabía que el Sr. Estampilla acababa de llegar a Francia, en el vuelo del medio día y, a su vez, el Sr. Estampilla sabía que el Sr. Siniestro los…

Ay! mi escalopa


Me gusta la escalopa porque la escalopa es buena, y mejor si nada en un buen mosto sabroso. Me gusta la escalopa porque la escalopa es divertida, graciosa y rica, y mejor con rocoto que me vuelve loco. Así que, me gusta la escalopa, en verano.

50 aniversario del Hombre en la Luna


Un trato es un trato, los selenitas bajaron en sus naves celestiales y buscaron hacer contacto con la primera agrupación humana que se encontraran. Así fue cómo llegaron a la convención de los terraplanenses y se quedaron pasamados. La convención intergalática del 203457897 E. G. prohibió terminantemente establecer relaciones formales con civilizaciones primitivas, y dado…

La Singularidad vs los terraplanenses


Cuando la Singularidad tomó conciencia de sí misma, observó el fenómeno de los terraplanenses como un “bug”, pero al darse cuenta que iban en aumento concluyó que eran un virus y decidió desinfectar el planeta. Así fue cómo la Humanidad perdió su libre albedrío.

Hurtando al Pobrete Karadura


Renato Pobrete, pobre viejete, vicioso, anodino añejo, vulgar y soez. Desgraciado infame que se pasea por los infiernos de Dante, para buscar una salida que no existe y que no tendrá. Mientras espera a Karadura va Hurtando y riendo sin cesar.

Perdido entre la Luz y la Oscuridad


Perdido entre tu escuadra y mi compás. Dando vueltas sobre mi centro, tratando de escuadrarte, entre movimientos imposibles de rectas curvaturas y sutiles materialidades. Mi escuadra no da nunca con tu regularidad, y así entre tinieblas y albas, cada suspiro se vuelve un mantra.

Fue culpa de un hielo


Tú, Cielo, de infintos, de truenos y otros lamentos. Tú, Celeste, de mil lluvias y tantas otras maravillas y auroras boreales. Tú, Infinita, gentil e indómita, sagrada de maneras profanas; eres el momento de momentos sin fin.

Tantas cosas no?


Cuando se abrió el museo de cosas invicibles, la gente alucinó con dos cuadras casi vacías, y este éxito se mantuvo así por meses, hasta que un chileno abrió el museo de materia oscura… Algunos críticos, mal intencionados por supuesto, dijeron que era una burda copia del primero, sólo que a oscuras, pero nadie lo…

El último verano en Costa Brava


Nadie sabía por qué se llamaba así aquel balneario tan famoso, y claro, ese olvido tenía un buen motivo, el paso de los años y la falta de testigos. Pero en ese último verano, la creatura despertó de su larga hibernación y de una sola engullición se los tragó a todos, a las chicas que…

Pole temporal


Ella era una pole dancer temporal… Si giraba en el sentido de las manecillas del reloj, viajaba al futuro a razón de un año por cada vuelta, pero si giraba contra reloj, entonces retrocedía un año en la misma proporción… Los límites eran la existencia misma del pole temporal… Y así fue cómo se hizo…

Oceáno de bragas


La brisa del cálido oceano embriagaba mis sentidos, era alucinante, energizante y salobre de forma inusual. Los rayos del sol, inmisericorde, se prismatizaban por cada gránulo de sal que se estacionaba en mi piel, para luego desaparecer entre tanta humedad. Se hacía difícil nadar, todo apuntaba al hundimiento inevitable, donde la más absoluta oscuridad se…

Apología del Sátiro


Es lo que soy, una cinta sin fin, sin descanso, con suerte una pausa, tal vez dos, pero no más. Buen hijo, hijo de Baco, y cítaras acompañadas de flautas silvestres y naturales, buen servidas de uvas exprimidas meses atrás. Amigazo de las ninfas, musas, sirenas y sílfides, sobre nubes, olas, arenas u hojas. Soy…

Para hacer bien el amor


Oda al mago de las bragas que lo hizo otra vez, con un solo chasquido esos delicados pañuelos se desvanecieron en un sueño. Todos aplaudieron y algunas sonrojadas rieron. Otras, las más osadas, le hicieron una canción, la canción del sur.

Siempre Starbucks


Oh Starbucks, fuimos a por un café con piernas, pero no eran las de hoy sino las del ayer, así que terminamos un tu barra pidiendo un café del día, que seguro es más fresco que estos tres primos, uno, dos y tres.

Vidrios en el jardín


De dónde salen todos esos vidrios que de la nada aparecen en mi jardín? En cualquier parte, en cualquier momento, como si fuesen flores, pero son vidrios. El caso más raro es el de la ampolleta rota en medio del jardín. La lanzaron desde un avión? Desde un globo? Desde un ovni? Mientras hago todas…

Una escucha inapropiada


Los científicos abrieron un portal al universo espejo de materia oscura y lo primero que descubrieron fueron unas señales de conversación ininteligibles. Montaron un Alfa Biblio Zero, IA capaz de aprender cualquier idioma desde cero y en 33 horas tuvo la respuesta. Es una conversación privada entre Dios y el Satanás. No puede ser, y…

Todere lere noche


Chiquitere como me gustereríere herecerte el eremor todere lere noche. No te correres ereún porque te veres ererrepentir por irte teren rérepido ere dormir. Bereilemos sin pererar todere lere noche y no te lerementerererés.

Adiós primera capa


Quiero que irrumpas sin underwears por mis iris, y que en mis pestañas se enrede todo ese nylon que te sobra. Quiero que mi olfato recuerde tu primera vez y que mi sombra enloquezca otra vez. El café lo quieres con crema o leche? Eso lo decides tú.

Palindrómico confort oxímoron


En la zona de confort todos son felices, todos se divierten, todos y todas. La zona de confort te regala muchos momentos así, hasta que como el último slide el confort se acaba, entonces sí queda la cagá, cuando el confort se acaba.