Gustavo el Tatuado


Gustavo fue un tipo “normal” hasta que fue a un recital de hardcore. Esa noche conoció a 3 bellas chicas tatuadas, se unió a ellas y la pasó muy bien hasta que abandonaron el lugar.  Esto es lo último que él recuerda.

Despertó 3 días después cuando le golpeaban insistentemente la puerta del motel. Al despertar y ver sus manos se asustó, estaban completamente negras, al tirar la sábana vio que todo su cuerpo estaba negro. Corrió hasta el baño y gritó de desesperación frente al espejo y se desmayó.

Lo sacaron en ambulancia hasta un centro de asistencia. Todos miraban con sorpresa un cuerpo 100% tatuado de negro.  Incluso estaba completamente depilado, sin cabello y todo era negro.

Los doctores le aconsejaron que no tratara de retirar con laser todo eso pues podría sufrir otros daños aún peores.

¿Qué si Gustavo se resignó? Pues nada de eso, cayó en una depresión profunda. El psicólogo al cuarto año le dió el “alta”. Y al séptimo año Gustavo murió de un infarto.

Su cuerpo fue llevado a la morgue dónde lo revisó un tanatólogo quién al examinar su cuerpo observó que habían otras líneas negras sobre el fondo negro. Al mirar con luz negra vió claramente ecuaciones químicas, pero el efecto de esa luz empezó a blanquear la piel. Rápidamente se apresuró en fotografiar esas ecuaciones y en el proceso todo el cuerpo volvió volvió a su color normal excepto el cuero cabelludo.
La gente en el funeral se sorprendió de ver a Gustavo “normal” pero pensaron que fue un extraño efecto postmortem.
El tanatólogo por su parte tardó un año en entender lo que eran todas esas fórmulas químicas, pero cuando lo hizo renunció. Al mes siguiente era multimillonario en una firma que publico la cura definitiva contra todo tipo de cáncer. Lástima que no vió lo que tenía Gustavo en el cuero cabelludo, o habría descubierto la fórmula de la eterna juventud.
En un planeta lejano, llamaron a una investigación a tres chicas muy peligrosas. Les preguntaron si tenían algo que ver con este hallazgo en la Tierra. Y por supuesto no dijeron nada. Las fechas no cuadraban con su visita. Y simplemente les advirtieron que las seguirían vigilando.

 

 

 

Su

Anuncios