AS


El último gran amor duró lo dura una luna llena.
Bajó del cielo, un As bajo la manga, un beso con caricias y masajes.
Una pasión cariñosa.
Fue el último gran amor, pero como buena luna llena su luz siempre regresa.

Anuncios