Vamos a jugar con la sonda


​El parque quedó sólo con dos niños en un balancín.

No había ningún adulto, excepto un pedófilo que llegó.

– Los tengo.

– Te tenemos.

Anuncios