Si un mortal entraba se convertía en cena


​En una casa derruida, pasada la medianoche, los fantasmas perdidos se reunían en son de fiesta y celebraban por celebrar sin más.

Anuncios