La Sombra


Francisco era un ateo escéptico.

Una noche, de regreso de un carrete universitario, cruzaba el antejardín de su casa, a oscuras como mil veces antes.

Sin esperarlo, chocó contra un bulto que lo samarreó y arrastró unos metros hasta que logró soltarse y golpear la puerta con desesperación.

Cuando le abrió su padre encendieron todas las luces del jardín, pero no encontraron nada.

– Vamos a revisar la cámara de seguridad infraroja, tal vez veamos al que te atacó.

Al mirar el vídeo quedaron helados. Se podía ver a Francisco y cómo frente de él se formó una sombra negra justo antes de chocar bruscamente. La sombra lo envolvió y cayeron al suelo, luego levantó su pie y lo arrastró, hasta que el joven se soltó y corrió.

La sombra simplemente dió media vuelta y se desvaneció.

Anuncios