Adiós a un amigo


Es muy triste perder a un amigo cercano como un hermano por un infarto fulminante.

El dolor que sentimos es el reflejo del cariño entrañable. Esto es ver el vaso medio lleno frente a una ausencia implacable.

Qué lección nos queda?

Él siempre estuvo en el camino de la superación, de las acciones que llevan a alcanzar nuevos logros.

Nosotros los humanos no somos perfectos, pero sí somos perfectibles, y hoy tenemos la posibilidad de ser mejores que ayer si así lo queremos, y él era un ejemplo de esto.

Te extrañaremos por siempre e intentaremos continuar la senda con la fe que tú desde dónde sea que estés nos acompañas e iluminas.

RECUERDO!

Anuncios