Pezones rojos


– Qué te puedo decir. Sabes cómo me gusta chupar y morder.

– Sí pero me duele.

– Te puedo curar con mi lengua.

– No, porque me arde.

– Entonces cobra venganza. Aquí tienes mi lienzo, dibuja en el tú violencia.

Ella tomó los cordones de mi zapato y estranguló al cíclope y sus compañeros. Fue justo.

Anuncios

2 comentarios en “Pezones rojos

Los comentarios están cerrados.