Pero enloqueció y el libro se perdió, creo.


​Con la primera invocación pudo controlar a su egrégora familiar. Luego a la oscuridad de la parálisis del sueño.

Dios?

Anuncios