Oye, parece como si hubiera un gato dentro


​El secreto de Schroëdinger era que no sólo se metía en las cajas, también gustaba de las calabazas y asustarnos.

Anuncios