Árbol de Navidad Fetish


Rigoberto era un soltero de temer. Todos los años armaba su árbol de Navidad con la mejor lencería de Victoria’s Secret que recibía cada año.

Pero este año sería el último. Llegó de sorpresa Amanda, la novia del momento.

– Qué es esto?

– Mi árbol de Navidad.

– No te hagas el bobo que no te queda.

– Pues es lo que es.

– No. Esas tangas y tops no combinan ahí.

– Ah no?

– No. Eres un perro mal criado porque no tienes collar. Ahora usarás el mío.

Rigoberto no entendía nada. Puso su cabeza de lado como un perro.

Amanda, con maestría dejó caer sus bragas VS y él se lanzó sobre ellas.

– Quieto ahí, no te he dado permiso.

Rigoberto se sentó como un perro que espera instrucciones y desde ese día su destino cambió para siempre.

Anuncios