No más muérdagos


No, no más.

No es que no me gusten los muérdago, ni que me haya cansado de los besos.

Son los nargles los que me molestan.

Anuncios