Y si no llevas ropa interior?


– Qué, acaso enloqueciste?

– Pero si nadie se va a dar cuenta.

– Tú crees?

– Por supuesto que sí. Yo no la uso y nadie ha dicho nada.

– Pero tu eres hombre.

– Y?

– Lo pensaré. En todo caso yo ya sabía que no la usas.

– Así te diste cuenta antes o después que me saqué la sotana.

– Uff, eres incorregible, mejor salgo del confesionario antes de que lleguemos a mayores.

– Hermana no se vaya, aún tenemos tiempo. O prefiere un reclamo formal a su Madre Superiora?

– Y si yo lo aviso al Obispo?

– Ah sí, y perderse estás calurosas confesiones? Lo dudo mucho. Venga, anímese.

– Mañana lo sabrá.

El Cura Bedesmero lo hizo de nuevo.

Anuncios