El chupasombras


Los nativos del lugar le dijeron que no fuera, pero igual fue.

Luego de internarse en lo recóndito encontró la mancha que buscaba. Se movía!

Era algo sorprendente y espeluznante a la vez.

No deje que toque su sombra; así le habían advertido.

En un momento de descuido, la mancha se movilizó rápidamente y cogió su sombra. Un terrible dolor se propagó por toda su columna ahora espinuda.

Con gran horror vió cómo esa simple mancha chupaba su sombra y con ello su vida.

Cuando la mancha terminó de alimentarse todo volvió a ser un lugar solitario.

Anuncios

2 comentarios en “El chupasombras

Los comentarios están cerrados.