Por Dios, cuánto mola


​Levantaste tu falda para dejarme ver tu rodilla y eso fue mi perdición.

Cuánta redondez perfecta, cuánta tersura. Morbosa.

Anuncios