Su cadáver no se rendía


​Todas las noches, a eso de las 3:33 A.M., sentía una leve respiración en su cuello.

La solución era simple, taparse entera.

Anuncios

Un comentario en “Su cadáver no se rendía

Los comentarios están cerrados.