Y el sexo? A veces gracias


​Pintar un desnudo es lo más sensual que podemos hacer.

El pincel toca cada curva y cada rincón sobre la tela, provocando latidos.

Anuncios