Un coño salvaje


Pobre hombre, sus gritos se escuchaban hasta el cuarto piso y la gente que transitaba por fuera huía sin preguntárselo si quiera.

Fueron casi tres horas, donde por un tris se salvó de morir de deshidratación.

Al final, su cuerpo enjuto y mortecino rodó escalera abajo.

Anuncios