Registro akásico


  • Estás seguro que quieres acceder a tus registros akásicos?
  • Sí, es la única forma de recuperar la paz. No de tener pesadillas y tengo mucho miedo de cruzar sola la calle.

    El maestro inicio el ritual, un verdadero hackeo y llegaron al evento prohibido.

    • Qué pasó?
    • Supongo te das cuenta que hay un borrón que no podemos penetrar.
    • Por eso le pregunto, qué pasó?
    • Bueno, nada se borra y menos de esa manera, pero alguien poderoso ha bloqueado ese momento y por este motivo tu subconsciente sufre.
    • Lo puede desbloquear? Necesito saber qué pasó? Y quien me ha hecho esto?

    La mujer lloraba en forma desconsolada, así que el maestro decidió arriesgarse por el ritual prohibido.

    Ella era tan sólo una niña, que regresaba apurada a su casa, y al ver a un pordiosero en la acera se asustó y cruzó la calle sin mirar.

    El camión iba tan fuerte que fue incapaz de frenar, pero inexplicablemente la niña llegó intacta a la vereda de enfrente.

    El maestro quebró el bloqueo y fue capaz de parsear el tiempo en tramas instantáneas, revelándose así lo imposible.

    El vagabundo desplegó sus alas de ángel, haciendo de la tardenoche pleno día, y más rápido que todo sobre la faz de la Tierra la salvó.

    Ahora los acompañaba a los dos.

    • Entienden por qué les debo borrar la memoria?

    Sí dijo el maestro, pero la mujer lo consideró injusto.

    • Injusto sería permitir que ese trauma continúe. Ahora te voy a curar, pero nadie debe saber cómo, cuando y dónde los acompañamos y cuidamos.
    Anuncios