Desde el cielo


El psicópata liberó en un solo movimiento los 100 globos cargados de ácido.

En general no causaron el daño que el imaginaba, alguien se quemó con el ácido, pero no fue así con todos. Sin embargo hubo un caso extraordinario.

Uno de los globos se coló por una de las turbinas de un avión de pasajeros. Antes de que el avión pudiera llegar a destino, la turbina explotó, el ala se partió y el avión dió un giro tan inesperado que rasgó la delgada tela del espacio-tiempo.

El avión cayó justo sobre la Torre de Babel.

Los sobrevivientes introdujeron nuevas lenguas, y se creó el mito del castigo divino.

Yo estuve ahí.

Anuncios