Bienvenido a casa


Sin luces, así tal cual, sólo sonidos de horrores vivientes y cuyos latidos son lo único que puedo percibir.

Y ese aroma, pestilente.

Anuncios