El sexo daba lo mismo


El Almizclero, así le decían en el pueblo.

Tenía un olor que de primera era como una bofetada en la cara. Pero luego era pura pasión.

Anuncios