Sea como sea, hay que huir ahora


Lémures! Esa fue su exclamación, pues creía que todo se explicaba por su hermano muerto.

Larvas! Dijo ella, pues era su asesino.

Anuncios