Para el próximo candil ya eran tres


Dos sombras caminaban a mi lado, una era la mía, pero de la otra no estaba tan seguro.

No había nadie más en ese páramo desolado.

Anuncios