El Jardín de los Secretos


En el Convenio de Santa María Montana, existía un bello jardín de rosas en su claustro interior.

Una vez al mes se abría por tres horas a los visitantes.

Este jardín era especial y los devotos lo conocían como el Jardín de los Secretos.

Se decía uno podía confesar cualquier secreto y el que lo oía lo perdonaba de inmediato.

Muchas parejas en crisis acudían allí y salían reconciliados.

Un día el Obispo invitó a conversar al Jardín a la Madre Superiora del Claustro.

Mientras el Obispo hablaba, las rosas se marchitaban. Al finalizar, no quedaba jardín, ni claustro.

Anuncios

6 comentarios en “El Jardín de los Secretos

Los comentarios están cerrados.