Memorias de Anastasia


Los botones de su blusa cayeron al piso como las canicas de un niño.

Su pecho agitado se estremecía con esa mano sureña

Anuncios