De cacería


La ducha se enfrió de repente, fue tan brutal que el agua se congeló y yo en ella.

Así absurdamente inmovilizado me atacó el ente.

Anuncios