La influencia


René Wenon, un psiquiatra de 43 años, practicante de la contemplacion de la vibracion del sonido interno, hizo un terrible hallazgo.

Su señora llegó un buen día con un perro inamible para él. Había un rechazo mutuo, pués el animal le gruñía cada vez que podía.

Él trataba de racionalizar la situación y evitaba al animal tanto como podía.

Pero llegó ese fatídico día. Su mujer lo dejó a cargo de alimentar al perro.

Sin imaginar lo que ocurriría, le preparó el plato y al bajarlo, el animal tiró a morderle la mano.

René esquivó el ataque pero su reacción fue terrible. Le dió una tremenda pateadura al animal, haciéndolo rebotar contra el mueble, quedando semi inconsciente.

Su capacidad de meditación le hizo contemplar la escena desde fuera de sí, retrocediendo cuadro por cuadro, hasta que encontró “la influencia”.

Era algo ageno a él, pero capaz de hacerle cometer cualquier barbaridad como si así fuera su propia voluntad.

Por primera vez en su vida sintió un miedo profundo que caló todo su ser. Su mente se llenó de recuerdo oscuros, dónde puedo ver la mano de la influencia.

Cayó sentado sobre una silla de la cocina mientras el pobre animal se recuperaba torpemente.

Decidió que eso debía terminar ahora, y se sumió en su contemplación. Y allí conoció la gran verdad.

Cuando regresó su mujer, encontró el cadáver de René y muy maltrecho a su perro, que está vez lo lamía con real afecto.

Anuncios