Déjame una


Cada día era más pesado vivir, respirar y caminar. Es que se había corrido la voz y todos los vampiros espirituales querían su parte

Anuncios