La muela del juicio


José despertó por un dolor muy agudo, donde terminan sus muelas.

Era una protuberancia en la parte posterior izquierda superior.

No pudo volver a dormir desde las 2:23 A.M.

Para las 6:43, se había dado tántos golpes a la cabeza que ya había comenzado a sangrar.

A las 8:07 lo encontraron desmayado en el piso del baño.

Lo despertaron a las 8:11 y sus gritos les advirtieron que esa muela era Doomsday.

A las 10:11 lo recibieron desmayado y de urgencia, en una clínica dental.

En esas condiciones, el dentista procedió a extraer la muela sin anestesia.

Al momento que le extrajeron la muela, justo cuando se cortó el nervio, José vió una intensa luz.

Recobró la conciencia en otra dimensión.

  • Y bien, qué deseas hacer ahora?
  • No entiendo. Dónde estoy?
  • Eso no importa. Pero tu decisión sí. Escoje.
  • Qué opciones tengo.
  • Puedes continuar en ese mundo fútil o puedes morir y en ese caso ir a cualquier otro mundo.
  • Por qué?
  • Porque cruzaste un umbral del dolor que sólo los monjes con mil reencarnaciones han logrado. Desde este punto se rompe el ciclo kármico y se puede ir a cualquier parte. Entonces?
  • No tengo idea, no estoy listo.
  • Ok. Regresa. Bye.

José abrió los ojos.

  • Al fin despertaste. Tomarás esta pastilla por unos días. Ahora muchacho debes volver a clase.
  • Usted es dentista.
  • Sí, y no doy licencias a cobardes, así que ve a clases.
  • Qué?

Así sin más, tuvo que volver a su rutina. Para convertirse en uno más.

Anuncios

5 comentarios en “La muela del juicio

Los comentarios están cerrados.