Otra tórrida historia de amor


Más allá de los Querubines, la perdida Lilith se encontró con Satán, otrora Luzbel, y vió en el la belleza y el dolor juntos.

Al fin alguien a quien dar lo que merecía. Pero Satán, muy lejos del Amor, la abusó hasta convertirla en un súcubo que le serviría para destruir la Gran Obra y en particular a los adamitas, cosa que fue del agrado de Lilith.

Anuncios