No fue un accidente


Si se enredan mis dedos en tu cabello, o

Si tropiezan mis labios con tus pechos, o

Si mis ojos se pierden tí,

Has de saber que no fue casualidad ni accidente, fue pura pasión desvergonzada.

Cómo te llamas?

Anuncios