Al menos me estaban esperando


Desde un grotesco ataúd salí a la libertad de la noche.

Ni catalepsia, ni Síndrome de Lázaro, ni que ocho cuartos. Sólo un fantasma.

Anuncios