Rapsodia Bohemia


El joven suicida vació su revolver en su cabeza, casi, sólo una bala era suficiente, las demás se fueron al cielo antes que él.

En su delirio pudo ver a su madre antes de partir.

Qué despedida más triste y absurda.

Los guardianes del inframundo llegaron por él sin piedad, como suele ocurrirle a los suicidas.

Anuncios