Mcnífica


Ella, de redondez perfecta, con aromas carnales y sabores lechosos.

Se me cuela por las manos.

Mi boca enloquece y muerde con lujuria.

Ella es mía.

Anuncios