Ya ni hablamos


– Toma.
Nunca supo quién le pasó ese trago, pero luego entendió que sería el último. Sus ojos se nublaron y sus piernas se doblaron.

Anuncios