El Fentauro


Felipe, el libidinoso Felipe. Siempre busca chicas en los ríos para su deleite visual y personal.

Y cómo los milgros por Cupido ocurren, una bella ninfa se enamoró de él, la ecxquisita Thalía.

Pero no fue suficiente tanta belleza ni tanta lujuria. Felipe siempre quería más mujeres desnudas y turgentes en río.

Thalía lo maldijo y lo convirtió en Fauno.

El maldito Felipe lo disfrutó por unos 23 años, pero un día cayó en la cuenta de su soledad y vetustez.

Lloraba amargamente sobre ub tronco cuando Quirón lo encontró.

  • Qué sucede Señor Fauno.
  • Que no soy Fauno, soy Felipe.
  • Ah, ya conozco la triste historia.
  • Sí, muy triste en verdad. Daría cualquier cosa por dejar de ser un fauno.
  • Estás seguro?
  • Sí.
  • Yo te puedo ayudar, a cambio de un compromiso.
  • Cuál?
  • Que te comprometas a dejar de ser la bestia que has sido hasta hoy y evoluciones hacia el hombre que debes ser.
  • Sí, sí, sí. Por piedad te lo pido.
  • Muy bien, que así sea! Por el relámpago de Zeus.

Una tormenta de rayos hizo polvo al pobre fauno.

Cuando se disipó el humo, seguía siendo el mismo animal.

  • Ya está?
  • Me temo que no. La magia de esa ninfa está mancillada de odio y es muy poderosa.
  • Gracias amigo centauro, al menos me haz quitado la reuma.

El fauno se retiró con una lágrima en su cara, pero esa noche, sí, esa noche, la magia de Quirón surtió efecto y lo transformó en un centauro también.

Cuando Felipe se repuso del shock, comenzó a correr buscando a Quirón.

  • Busco a un Centauro con un arco.

Todos los centauros tenían un arco y lo miraron con sopresa.

  • Busco al que me convirtió en esto.

Algunos se mosquearon y le dieron la espalda.

  • Hasta hace poco yo era un fauno!!!
  • Tú eras el fauno?
  • Sí. Ya te reconozco, tu me hiciste esto.
  • Yo no, tú mismo. Mi conjuro fue para convertirte en hombre, pero tu lado animal es tan fuerte, que el resto del proceso te toca a tí. Debes superarte a tí mismo, vencer tus bajos instintos.
  • Estas loco, estoy es mucho mejor que ser un diminuto fauno. Gracias!!!

El Fentauro, se retiró corriendo y acosando a todas las féminas que pudo.

  • Jo’eputa. Maldición, ahora si que metí la pata. Nunca confíes en un fauno decía mi abuelo.
Anuncios