El Espantapájaros


En qué pensaba cuando decidí colocar ese espantapájaros.

En qué pensaba cuando asesiné a ese ladrón y lo escondí dentro del espantapájaros.

Ahora ese espantapájaros me mira, sé que lo hace en la noche.

He visto cómo se mueve, cómo se arregla el sombrero y cómo asusta a los pajaros.

Parece que le gusta su trabajo, pero aún así me odia.

Creo que me odia porque lo amarré muy bien a su cruz y no se puede escapar.

Es seguro que me quiere matar, que se quiere vengar de mí, pero no puede el maldito.

En qué pensaba cuando me creí vencedor.

Hoy no está en la cruz, y por más que le he buscado por todos lados, no está, ha desaparecido. De alguna forma misteriosa se soltó y huyó. Pero yo sé que volverá, ya sea porque le gusta su trabajo o poque se quiere vengar de mí.

Yo soy más astuto, ocuparé su lugar, así no logrará ninguno de sus dos objetivos y se tendrá que retirar a espantar a otro lugar.

Mi primera noche fue tranquila, pero el calor del día fue insoportable, no sé cómo ese maldito aguantaba, pero si el pudo, entonces yo también.

Es muy curioso, han pasado varias semanas y esa sensación de sed y hambre que tenía ya se fue. Cuando el espantapájaros llegue me haré bien el muerto, jeje, el muy estúpido habrá perdido el viaje.

Creo que tengo un problema, me parece que alguien está ocupando mi casa y yo no me puedo mover de aquí, estoy como acartonado, seco, realmente parezco un muerto.

Maldición, ese es patético espantapájaros, está viviendo en mi casa, regresó a buscarme y el muy descarado se quedó en mi casa, allí come y duerme como si nada.

Si tan sólo pudiera bajarme de aquí.

Anuncios