El Molino Rojo


Las aspas del Molino Rojo eran de catanas… Así cada despistado contribuía gratuitamente a mantener su vivaz color.

Era fácil oir a la distancia cada nueva contribución, el viento se encargaba de aquello.

Anuncios