La Escort


  • Bueno, ese es mi problema.
  • Te das cuenta que si redistribuyes las tareas de tu equipo y haces un seguimiento diario de lo que hucieron el día anterior, de lo que van a hacer en el presente y de los problemas que tienen, puedes resolver este lío en menos tiempo?
  • Vaya, tienes toda la razón. Qué estudiaste?
  • Entre otras cosas y hace mucho, administración de empresas.
  • Y no te gustaría trabajar para mí.
  • Cariño, me podrías pagar el sueldo de tu gerente general.
  • No – sonriendo – acaso imaginas lo que gana mi gerente en comparación al resto?
  • Sé cuánto ganas tú y cuánto gana tu gerente, que es casi lo que gano yo.
  • Me estás jodiendo?
  • No.
  • Y tu podrías ser entonces su reemplazo?
  • Claro que no – su pelo dió un remolino en el aire -, qué sentido tendría? Tu gerente quisiera ganar lo mismo, disfrutando como yo lo hago, pero no puede – rió finalmente -.
  • No sé cómo soporta ese trabajo.
  • Pues tiene coach adecuado?
  • Qué? Tu eres su asesor?
  • Sólo sé que te puedo dar buenos consejos que mejorarán tu trabajo y ni qué hablar de tu ánimo.
  • Ya. Podemos convertir estas reuniones en mi couching ejecutivo?
  • Sí y no. Sólo doy un tips a la vez.
  • Ufff, así voy a tardar mucho en avanzar.
  • Pero así es como avanzo.

    Mientras ambos reían, una nueva relación nacía, una de esas que se llaman ganar-ganar.

    Anuncios