Las matemáticas del amore


Cuando veo tus curvas desnudas sólo deseo integrarlas a mi cardiode,  en el volumen de una integral triple. 

Luego mi espíritu gozoso que flota sobre tu manto de piel,  disfrutas todas sus derivadas,  calculándos tus cúspides y tu valles de placer. 

Anuncios