Oda al colaless


¿Qué sería de mis ojos,  de mis manos o de mi boca,  sin tan fina,  elegante y delicada lencería? 

¿Qué sería de mis aptetitos? 

Pobrecito el spanker que no ha disfrutado de este regalo celestial. 

Anuncios