Pero no hubo happy end


Estaba sólo en casa, durmiendo cuando de madrugada otras manos comenzaron a acariciarlo.

Se sentía rico, así que se dejó.

Anuncios