Los amantes siameses


Sus cuerpos permanecían unidos sin importar el ajetreado día, solo aceptaba interrupciones menores pero necesrias para poder continuar con las lujuriosas horas.

Anuncios