Los Observadores


A mediados del siglo XXII un estudio estadístico de la Universidad de Chile, respecto a la comparación del último censo con el comportamiento del flujo de personas respecto a sus desplazamientos diarios arrojó un resultado inesperado.

La población es movimiento era un 23% superior a lo que debía ser de acuerdo al censo. 

Este experimento se repitió en todo el mundo y pronto se descubrió que era una constante en todas partes.

Se hizo evidente que ese 23% adicional no consumía nada, ni gastaba nada, era como si no existieran en realidad, pero las cámaras no mentían.

La preocupación de algunas entidades gubernamentales permitió desarrollar más complejos sistemas de vigilancia y rastreo.

El siguiente descubrimiento fue más alarmantes. Algunas personas desaparecían en giros inesperados. Se les llamó, Los Observadores.

Entonces vino un giro inesperado. En las redes sociales alguien propuso un plan loco para pillar a los observadores. Se fijo una fecha futura para el plan y la prohibición absoluta de hablar al respecto.

Cuando llegó la fecha y hora, nadie estaba en las calles, sólo los Observadores.

Éstos no tardaron en darse cuenta y todos miraron a las cámaras al mismo tiempo, luego de eso las cámaras se fueron a ruido blanco y al volver ya no quedaba nadie.

Excepto por un Observador que no sólo miró a la cámara, sino que además movió su dedo índice de derecha a izquierda dos veces antes del ruido blanco.

La humanidad entró en pánico. Habíamos sido invadidos quien sabe desde cuando y recién lo comprobábamos.

Las autoridades hicieron un llamado.

  • Observadores. Sabemos que están aquí. Sólo queremos hablar. Y vivir en paz.

Nunca hubo respuesta y nunca se pudo averiguar nada más, hasta que comenzó el siglo XXIV.

Anuncios

4 comentarios en “Los Observadores

Los comentarios están cerrados.