El desayuno de la Mistress


  • Hoy quiero huevos estrellados.

    Lo dijo mirando fijamente a su sumiso que recién abría un ojo. El perrete tragó saliva.

    • Ven, los quiero ahora.
    Anuncios