Los tres palillos chinos


Con tan sólo tres palillos chinos se pueden hacer maravillas. Es cuestión de amarrarlos por sus extremos y lo que queda en el medio es puro placer.

Anuncios