Poetas muertos, en cines ya perdidos


Sin una mano, sin sus caricias ni sus labios.

Ausencia de sus latidos y puro frío.

Así se fue ese tiempo, ese olvido.

Adiós.

Anuncios