Poetas muertos y enamorados


En silencio, entre velas danzarinas, con reflejos de fantasmagorías, la pluma carmesí destila sus últimos latidos perdidos.

Anuncios