La Bestia del Bosque


Una suave brisa acariciaba su cara mientras que una hoja juguetona caía sobre su ojo en es bosque cálido y húmedo.

Al sacarse la hoja vió la Bestia. Se paralizó, luego volvió lentamente a su posición acostada.

La Bestia se acercó muy lentamente y olfateó su pelo. Sería por el shampoo de esencias florales?

Luego de casi cinco minutos extasiada por el aroma, la Bestia dirigió su olfato a la boca de la pobre mujer.

Ella pensó que ese sería el fin, pero no.

La Bestia decidió seguir olfateando llegó a sus pechos y se fascinó con sus pezones.

La mujer no pudo evitar tener una fantasía, de esas muy sudorosas que tanta falta le hacía.

La Bestia siguió rumbo al sur y allí, en el bosque lluvioso concentró toda su respiración, mientras que la mujer aumento su sudor.

Cuánto tiempo pasó allí, olfateando y respirabdo? Diez o veinte minutos? Ella peredió la cuenta y su alma.

Finalmente la Bestia la dejo para regresar, con toda suerte de instrumentos, aparatos y cuerdas.

La amarró y colgó de un árbol, de cabeza. Y con ese dildo que trajo, comenzaron tres infinitas horas de “orgasm denial”.

Le quedó claro por qué ese Amo era conocido como la Bestia, y como buena Caperucita se volvió su adicta.

Anuncios

2 comentarios en “La Bestia del Bosque

Los comentarios están cerrados.